Homenegocios en casa

Comenzar una pequeña empresa en casa

Comenzar una pequeña empresa en casa
Like Tweet Pin it Share Share Email

Comenzar un pequeño negocio en casa puede ser una aventura emocionante. Puedes ganar una gran cantidad de dinero y ser completamente autosuficiente con un pequeño negocio en el hogar. La clave es es organizarse y planificar la puesta en marcha antes de depender por completo del negocio.

Para comenzar un pequeño negocio desde el hogar, debe darse tiempo para que este pueda crecer y florecer antes de pensar que sea su fuente principal de ingresos. Por ello, a continuación repasemos algunos de los conceptos básicos para iniciar un pequeño negocio en casa.

  1. Selecciona un nicho de trabajo que conozcas o que puedas investigar un poco y aprender. Si consigues  encontrar un nicho de trabajo sobre un tema que te apasione, pasarás muchas horas en tu negocio y el tiempo pasará rápidamente. La mayoría de la gente pasa cuarenta horas a la semana fuera de casa en sus trabajos y el resto en la casa o en alguna diligencia que se tenga que hacer, donde, descontando el tiempo que se duerme, la persona promedio pasa menos de  veinte horas a la semana en sus hogares. Como ves, esto no da calidad de tiempo a tu hogar. Un pequeño negocio doméstico tomará alrededor de cincuenta horas a la semana una vez que esté en funcionamiento, pero con la ventaja que podrás estar cerca de tu familia la mayor parte del tiempo. Sin embargo, si se elige mal el nicho de trabajo y no es algo que te apasione, esto podría ser un desastre completo. Después de todo, uno de los beneficios de un pequeño negocio familiar es llegar a trabajar en un área que disfrutarás y amarás muchísimo, mientras estás cerca de tus seres queridos.

 

2) Sé realista acerca de tus expectativas para el pequeño negocio familiar. Por ejemplo, si deseas fabricar y vender velas, se realista en cuanto a la cantidad que puedes producir y comercializar cada semana. No planees obtener ganancias de vender 500 velas cada día si no vas a poder hacerlas en tu negocio familiar y lo mismo en viceversa, no te sirve de nada hacer muchas velas al día si no tienes potenciales compradores. Muchas personas sueñan demasiado y no están en contacto con la realidad cuando se trata de comenzar un pequeño negocio en el hogar. Debes sentarte y pensar de manera realista sobre el negocio y qué tipo de trabajo está involucrado en el mismo. Ten expectativas realistas de lo que puedes y no puedes hacer razonablemente trabajando a tiempo parcial para comenzar y luego a tiempo completo más adelante.

3) Repasa cómo se ejecuta un pequeño negocio familiar. Independientemente del servicio o producto, las empresas se ejecutan básicamente de la misma manera. Muchos métodos comerciales se aplican a una variedad de pequeños negocios basados ​​en el hogar.  Deberás conocer la legislación de tu país, los permisos así como aspectos contables, legales y tributarios.  En caso te resulte difícil todo esto, busca asesoría. En la mayoría de los países se promueven los emprendimientos y se brinda asistencia técnica gratuita a los pequeños empresarios sobre cómo administrar un pequeño negocio casero, que te permitirá mantenerte  organizado, enfocado y establecer sus objetivos.

4) Averigua si hay un mercado para tu producto o servicio. ¿Qué tipo de competencia hay en el área? ¿Qué puedes ofrecer diferente a tus competidores? Muchos nuevos grupos pequeños de negocios en el hogar fracasan porque no han anticipado la competencia en el área o la necesidad de su producto o servicio. Por ejemplo, si deseas iniciar un negocio de accesorios para perros, pero en los condominios cercanos no se permiten mascotas, entonces es poco probable que haya una gran demanda de tus productos.

Recuerda, antes de iniciar cualquier negocio desde casa, intenta no ser presa del entusiasmo y analiza que opción es la más conveniente para que puedas obtener excelentes resultados.

¡Muchos éxitos!

Comments (0)

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*